Cómo eliminar el óxido

Cómo eliminar el óxido

El paso del tiempo y la exposición de los objetos a las inclemencias del clima hacen que el óxido se empiece a apoderar de ellos.

Pero existen varias formas efectivas de eliminar los restos de óxido que quedan en nuestras pertenencias que aquí te enumeraremos.

¿Qué es el óxido?

Los términos óxido y corrosión se usan a menudo para referirse a lo mismo, aunque la noción de corrosión es más amplia que la noción de óxido.

La definición general de corrosión es deterioro indeseable de un metal (material) de la superficie y debido a un proceso químico. Con el óxido es ligeramente diferente. En caso de óxido, esto ocurre en la superficie del hierro o acero después de una reacción de esta superficie con oxígeno en el aire en presencia de humedad o agua.

Esto da lugar a una capa marrón de óxido de hierro / hidróxido de hierro (= óxido). Una consecuencia indeseable de esta reacción es que, finalmente, el hierro pierde sus características favorables debido a la oxidación.

¡¡Ey, espera!!

Lo mismo te interesan estos otros artículos sobre:

⇩⇩⇩⇩⇩⇩⇩⇩

¿Por qué razones suele salir el óxido?

El uso continuo de determinados elementos metálicos, así como la exposición a la humedad y lluvias hace que esos objetos que son de tu agrado comiencen a oxidarse, en algunos casos afectando su funcionalidad.

La insuficiencia de electrones en los átomos de una materia por la relación de sus elementos es lo que trae el óxido. Un metal se oxida por el paso de sus átomos de un estado neutral a una carga positiva de iones.

Recuerda siempre que la detección más temprana del óxido en tus objetos hará que te encargues de ellos rápidamente, antes de que estos se deterioren en mayor medida.

Los mejores remedios caseros para quitar el óxido

Vinagre de manzana

Cualquier tipo de solución ácida es efectiva para utilizar en un elemento oxidado y sacarle todos los restos superficiales, pero el vinagre es sin dudas el más accesible y el que podemos encontrar en nuestros hogares en todo momento.

Para tratar un objeto oxidado con vinagre te recomendamos utilizar una buena cantidad en una cubeta o en algún lugar en el que quepa el elemento en cuestión para poder sumergirlo en su totalidad.

No esperes resultados inmediatos, aunque después de unas 8 horas de sumergido, el elemento quedará sin óxido y verás como todos los restos que este tenía quedan sumergidos en la solución con vinagre que quedó en la cubeta.

Patata cruda

El ácido oxálico que tienen las patatas es ideal para eliminar el óxido.

Fuego

No hay nada mejor el calor y las altas temperaturas para poder eliminar el óxido de nuestras herramientas, por ejemplo.

Melaza

Ya sabemos que la melaza es una especie de jarabe espeso, pero seguramente no sabrías que si se mete un artículo oxidado en un Blade con melaza, esta la eliminará por completo.

Limón

La lima o el limón que se suelen utilizar para quitar manchas de óxido de telas y ropas, no sólo sirve para estos elementos.

También nos pueden ayudar a retirar por completo la corrosión de nuestros objetos metálicos, debido a que sus aceites esenciales y fundamentalmente el ácido cítrico logran despejar la oxidación.

La técnica de utilización de limón es muy sencilla. Otro elemento que necesitaremos es la sal.

Esparciremos la sal por toda la superficie oxidada y luego exprimiremos sobre ella todo el zumo de un limón, para dejarla actuar por algunos minutos. Después de que veamos bien remojada de la mezcla de sal y limón la superficie a tratar utilizaremos la misma cáscara del cítrico para ir eliminando los restos de sal que quedaron encima.

Esa sal sirvió como abrasivo para poder eliminar además de óxido, algún tipo de suciedad que te quedara impregnada en el objeto.

Papel de aluminio

Para la moho de nuestros objetos e incluso el óxido más inclemente que pueden recibir, el papel de aluminio es uno de los métodos más eficaces a la hora de eliminarlo. Este único producto sumado al contacto con el agua hará que lo que antes era una masa de óxido reluzca hasta llegar al brillo deseado.

Solo tienes que recortar partes del papel de aluminio, sumergirlas en agua y luego frotar de manera constante este papel sobre el metal que se encuentra oxidado. Esta modalidad de quitado de óxido es conveniente por varias razones y una de ellas es sin dudas que es accesible.

El papel de aluminio no sólo se consigue en cualquier comercio sino que además no tiene un gran costo. A su vez la maleabilidad de una hoja de aluminio hace que llegue a todos los rincones y hendiduras que puede tener una pieza de metal trabajada.

El papel de aluminio jamás generará algún tipo de raya o estropeará el metal, como sí puede pasar con otras sustancias abrasivas ni tampoco requiere de un esfuerzo mayor.

Vinagre

Una vez que retires el elemento de la solución comienza otra etapa muy importante, de la que tienes que hacerte cargo de inmediato, ya que el material queda muy inestable y de no actuar a la brevedad puede llegar a oxidarse nuevamente en minutos.

Para que esto no suceda debemos proceder al secado inmediato del objeto y la utilización de un aceite tipo 3 en 1 que se encargue de quitarle de manera completa la humedad que se encuentre alojada, para que el elemento no vuelva a oxidarse.

Una vez realizada toda esta parte ya podemos sacarle brillo y será muy difícil en condiciones climáticas normales que el elemento vuelva a generar óxido.

Ácidos

Recuerda que también existen otros ácidos caseros que se pueden utilizar, pero quizá no son tan baratos como el vinagre, como pueden ser las bebidas de cola que contienen ácido fosfórico, aunque contiene menor cantidad de ácido que el vinagre.

¿Cuáles son los ácidos más efectivos antióxido?

Los ácidos clorhídricos

En la industria del acero, este ácido clohídrico se suele utilizar para la eliminación de óxido en piezas grandes de metal. Algunos limpiadores de nuestros hogares, especialmente los relacionados con la limpieza de baños, suelen tener alguna parte de este ácido.

¿Cómo usar paso a paso el clorhídrico?

El modo de empleo también tiene que ver con sumergir el producto en una solución con agua. Después de un tiempo de inmersión del objeto y al retirarlo este se verá completamente el óxido que quedará alojado en la solución.

Pero en ese momento es el que tienes que actuar con rapidez, ya que el material no debe quedar húmedo, porque en este caso seguiría actuando, afectando nuevamente al objeto limpio e incluso traspasándose a otro objeto metálico que esté cerca, deteriorándolo también. La mejor forma de secarlo por completo es acercar el objeto a una estufa u horno.

Los ácidos oxálicos

A diferencia del ácido clorhídrico, el ácido oxálico se puede encontrar en pequeñas dosis en refrescos gaseosos y en la melaza. Se trata de un convertidor de óxido en fosfato de hierro, por lo que ese óxido pasaría a generar una capa oscura fácilmente retirable.

¿Cómo usar paso a paso el oxálico?

Se utiliza el mismo mecanismo, sumergiendo la pieza en una solución de este ácido y agua y hay que dejarla sumergida durante toda la noche, así que al día siguiente veremos una capa negra producida por el fosfato de hierro. Procedemos a rascar esa superficie en seco y ya tendrás tu elemento metálico reluciente.

¿En qué tipo de materiales puede aparecer el óxido?

Por supuesto que en todo tipo de metales

Casi todos los materiales de nuestro planeta, con mayor o menor velocidad, se pueden oxidar, ya la causal del óxido es la reacción al oxígeno, a la que absolutamente todo está expuesto.

Todo aquello que sea metálico puede oxidarse y traduciéndolo a los elementos metálicos que puedes encontrar en tu casa, el óxido puede afectar clavos, tijeras, alambres, chapa, llantas, tornillos y adornos metálicos de todo tipo, así como también partes metálicas de las bicicletas y utensilios de cocina en general.

Las herramientas de jardinería y bricolaje

Entre nuestras herramientas que más expuestas están al óxido están las de jardinería, ya que suelen tener mucho más contacto con el exterior y se suelen mojar, haciendo que la corrosión sea aún mayor.

Un buen modo de prevención secar bien las herramientas luego de usarlas y guardarlas en lugares no muy expuestos a la humedad.

En el cromo

En muchos elementos de nuestro hogar se lucen los cromados en metales, pero esto también se oxida. Evitar que se acumule grasa, suciedad o huellas en los cromados mediante un buen lavado y secado prevendrá esas superficies cromadas que tanto te gustan.

También el PVC o en plásticos

El óxido no es solo inherente a los metales, muchas otras cosas se pueden oxidar, entre ellas el PVC y otros plásticos y esto se debe en primera medida a que el plástico puede absorber algunas especies activas y reaccionar con las moléculas de polímero.

Esto puede llevar al ablandamiento, deformación y pérdida de peso del material en cuestión. La corrosión de las moléculas de resina en plásticos expuestos a la intemperie también puede generar aparición de óxido.

En diferentes tejidos sobre todo por manchas de haber tocado óxido

Las manchas de óxido en nuestras ropas y tejidos tienen que ver más que nada con el contacto de estos con alguna otra superficie oxidada. Un ejemplo de esta situación debajo de un alambrado oxidado y nuestra espalda entra en contacto con el alambre, provocando una mancha de óxido en nuestra prenda.

Video tutoriales con trucos y consejos para acabar con el óxido de cualquier sitio

Libérate del óxido en tiempo récord


Aprende a dejar limpia una llave inglesa cubierta de óxido


El mejor truco para erradicar óxido en video


Súper ingredientes para quitar óxido


Páginas de referencia:

http://hospitaldebicis.com/reader_h.php?story=386

Quitar Óxido del Metal

https://www.enfemenino.com/trucos/eliminar-oxido-s449530.html

https://wd40.es/mantenimiento/consejos-eliminar-oxido-herramientas/

https://es.wikihow.com/quitar-%C3%B3xido-y-corrosi%C3%B3n

Leave a Reply