Cómo eliminar la mucosidad

Cómo eliminar la mucosidad

Comienza el frío y con él suelen llegar los problemas de mucosidad. La nariz se tapa y comienza la tos originada por las flemas que se acumulan en garganta y pecho.

En el siguiente artículo te explicamos por qué te resfrías, los tipos diferentes de flemas que existen y te recomendaremos algunos remedios caseros que te ayudarán a prevenir y estar mejor, antes de que el inconveniente pase a mayores.

¿Por qué nos congestionamos?

Comienza la estación del otoño y con ella el frío y por más que nos abriguemos con todo lo que tenemos podemos empezar a sufrir los síntomas de una gripe.

Todo comienza con una leve congestión nasal y luego podemos empezar a experimentar tos, que si no la tratamos a tiempo se agudizará. Pero ¿qué es lo que realmente nos pasa y cómo se produce la congestión? A continuación te enterarás de cómo todos esos malestares llegan a nuestro organismo y qué hacer para eliminarlos.

La congestión nasal consiste en la inflamación de la membrana que recubre nuestra nariz. Nuestros cornetes se inflaman debido a algún virus o bacteria que entra en ella y nos provoca el primer síntoma de un resfriado que es la dificultad para respirar por las fosas nasales.

Pero esto es sólo el comienzo de un sinfín de síntomas que si no lo tratamos a tiempo inevitablemente nos llegará, como puede ser un fuerte cuadro gripal, el catarro en nuestros pulmones, alergias, faringitis o sinusitis.

Generalmente estas bacterias y virus se apoderan de nuestras vías respiratorias altas, ya sea por nariz o por boca y luego descienden a través de nuestros canales respiratorios hacia los pulmones, generando la sensación congestiva y de malestar característica. Los vasos sanguíneos se inflaman y la secreción nasal crece descendiendo a nuestros pulmones generándonos también dolor de garganta y tos.

¡¡Ey, espera!!

Lo mismo te interesan estos otros artículos sobre:

⇩⇩⇩⇩⇩⇩⇩⇩

Principales síntomas de tener mucosidad en pecho y garganta

Cuando sientes que la garganta comienza a hincharse esto suele ser un síntoma primario del comienzo de un cuadro de gripe.

Después de esas molestias en la faringe suele aparecer la congestión de la nariz, que suele comenzar con un líquido liviano y claro, para los días posteriores transformarse en espeso y más oscuro.

Síntomas como la tos y el dolor de garganta sobrevienen cuando todo ese malestar y ese líquido espeso llegan hasta los pulmones y se alojan allí.

Cuando esto sucede padecemos lo que se suele llamar congestión en el pecho, que nos causará grandes molestias para respirar, hasta incluso respirar haciendo ruido. Se nos dificultará descansar bien por las noches, debido a los malestares y los ataques de tos, que se suelen agudizar cuando despertamos por las mañanas, generándonos desgano para todo el resto del día.

Pero ¿qué es el moco? El moco es una gelatina que nuestro cuerpo elabora constantemente.

No es que tenemos moco solamente cuando estamos resfriados, sino que constantemente tenemos una leve capa de mucosidad, como una gelatina pegajosa que mantiene nuestras funciones respiratorias húmedas para su correcto funcionamiento.

En nuestros momentos de bienestar ese moco es delgado e imperceptible, pero cuando nos enfermamos esa fina capa se convierte en una gran y consistente cantidad de mucosidad, que significa que el cuerpo está generando defensas para las bacterias que ingresan a través de nuestras vías respiratorias.

Tipos de flemas diferentes

Existen diferentes tipos de flemas a las que se las identifica por su color y cada una nos representa una complicación. Estos son los diferentes colores de flemas que podemos tener en nuestro organismo.

Amarilla

Cuando la flema es amarilla se entiende que su color proviene de los glóbulos blancos, suele producirse debido a un cuadro de bronquitis y se suele comenzar a cambiar de color hacia el verde.

Suele indicarnos que nuestra enfermedad se está convirtiendo de viral a bacteriana.

Verde

Sobreviene cuando ese cambio hacia una enfermedad bacteriana se concretó y ya existe una infección, como ser la bronquitis avanzada.

En el caso del color verde ya debemos prestar más atención a lo que nos está sucediendo, ya que puede llevarnos a complicaciones mayores, como ser la neumonía, la sinusitis y en el caso de los niños y adultos jóvenes, una fibrosis quística.

Marrón

Solemos tener flema marrón cuando nos suceden los mismos síntomas que con los colores de flema anteriores, pero tiene que ver con que habitamos o trabajamos en algún sitio con alto grado de contaminación o en construcciones, donde vuela en el aire una gran cantidad de polvo y esas partículas convierten nuestra flema verde en amarronada.

Gris

La flema de color gris se da en las personas que fuman y las partículas de alquitrán le generan ese cambio de color a sus fluidos.

Rosa

Si nuestra flema es de color rosa debemos tener mayor cuidado, pues suele indicarnos que se alojó líquido en los pulmones, lo cual suele ser muy común en personas con problemas cardíacos como la insuficiencia cardíaca.

Esa entrada de líquido en los pulmones se debe a que la sangre se acumula alrededor de los pulmones. En este caso se debe consultar inmediatamente a un médico especialista en neumonología para dar con el diagnóstico correcto.

Todas estas flemas se pueden presentar de manera más o menos espesa. Se suele espesar cuando el cuerpo trabaja de más para eliminar los virus y las bacterias dejando la flema más seca, con lo cual una buena hidratación siempre nos ayudarán a licuarla.

Los mejores remedios caseros contra los mocos

Como te mencionamos anteriormente, uno de los factores fundamentales para que nuestro cuerpo reaccione mejor a estos síntomas es la hidratación. El agua ayuda a la mucosidad a desplazarse, por lo que relaja la congestión.

No necesariamente debes consumir solo agua para hidratarte, también puedes consumir zumos de frutas, tés e incluso caldos o sopas que te contribuirán en el mismo sentido a tu bienestar.

Limpieza nasal yoguica

Esta es una técnica que se ha puesto muy de moda. Solo hay que utilizar un sistema de lavado, por donde entra el agua por un lado y sale por el otro, extrayendo toda la mucosidad.

Infusiones de tomillo

Tomar infusiones de tomillo, miel y limón también es una de las prácticas caseras más recurrentes y efectivas, ya que los cítricos fluidifican los mocos, permitiendo su más fácil eliminación y la miel forma una película protectora que disminuirá la irritación y te ayudará a sentirte considerablemente mejor.

Ajo y cebolla

Los remedios con ajo y con cebolla son otras alternativas para nuestro bienestar. El ajo cuenta con una gran cantidad de propiedades que hacen que sea muy beneficioso para nuestro organismo en diferentes aspectos y en el caso de la congestión también.

Se puede tomar como infusión o simplemente consumir un diente de ajo crudo solo o incluido en una ensalada, mientras que la cebolla concentra propiedades desinflamatorias y antisépticas para nuestras vías respiratorias.

Cortar una cebolla a la mitad y olerla nos bastaría para llegar a ese bienestar, pero también es recomendable hervirla en trozos con agua y generar un té, al que se le puede agregar jengibre y limón.

Agua y sal

Hacer gárgaras con agua y sal también será de gran ayuda y son dos elementos que encontramos en nuestros hogares. Esto se debe a que la sal lleva agua hacia la mucosa de la garganta y la hidrata, evitando la irritación y generando una barrera protectora contra agentes externos.

Eucalipto

El aceite esencial de eucalipto tiene la capacidad de dilatar las vías aéreas y sacar las mucosidades de la garganta, al igual que ayudará a aliviar la irritación.

Jarabes caseros

Tomar una cucharadita de un jarabe casero que realicemos a partir de miel, propóleo y berro nos ayudará a expulsar todos los mocos.

Cardomomo y jengibre

Estas dos especias son ideales de tomar. Por eso es importante realizar una infusión y tomarla sobre todo antes de irse a dormir.

Humificadores

Los vapores de agua también son un remedio casero. Posiblemente sea el más utilizado y el más viejo método para eliminar las flemas, ya que es uno de los más efectivos.

Consejos y alimentos eficaces para eliminar la congestión y mucosidad

Cuando sobrevino la congestión parece no existir nada natural que nos saque ese malestar. Pero no es así, pues eligiendo lo que comemos podemos aliviar los síntomas e incluso aliviarnos antes de tiempo.

Buena hidratación

El consumo de agua en grandes cantidades durante una congestión es fundamental, ya que al hidratar nuestro cuerpo haremos más líquidas nuestras flemas facilitando la eliminación natural. Entre 8 y 10 vasos de agua diarios hidratarán las mucosas y te recuperarás antes.

Zumo de naranja o mandarina

Comenzar el día con un zumo cítrico te aportará la cantidad de vitamina C necesaria para reforzar las defensas y afrontar el cuadro de congestión sintiéndote más fuerte.

Carnes blancas y legumbres

Estas te aportarán el nivel de zinc necesario para reducir considerablemente la duración de tus resfriados.

Consejos efectivos para eliminar mocos rápidamente

Receta SÚOER EFECTIVA para combatir la mucosidad


Con un buen masaje conseguirás eliminar mucosidad


Páginas de referencia:

https://mundomayor.com/RedMM/Blogs/TabId/126/ArtMID/756/ArticleID/1566/Jarabe-casero-para-sacar-flemas-de-los-pulmones.aspx

https://www.mifarma.es/blog/2018/01/como-eliminar-los-mocos-del-pecho/

Leave a Reply