Cómo eliminar el hígado graso

Cómo eliminar el higado graso

¿Has consultado a tu médico y te ha dicho que tienes grasa en el hígado o hígado graso?

En el siguiente artículo te contaremos qué significa esto, los riesgos que puede tener para tu salud, los síntomas y los mejores tratamientos y remedios naturales para reducir la grasa de tu hígado y que vueltas a disfrutar de una vida plena.

¿Qué es la enfermedad del hígado graso y cuántos tipos hay?

Si después de visitar al médico este te recomendó una ecografía de abdomen y en dicha ecografía se contempla que el hígado tiene grasa sin inflamación esto recibe la denominación de Hígado Graso o Esteatosis Hepática.

En el mejor de los casos, con una prevención justa y habiendo tratado este mal a tiempo podremos recuperarnos fácilmente, pero en otros casos nuestro hígado se endurece, lo que en el léxico médico se llama fibrosis y allí es cuando el mal puede convertirse en algo peor llamado cirrosis o cáncer de hígado, aunque no es para que te asustes, pues la probabilidad de esto último es baja.

Existen dos tipos marcados de hígado graso y la diferencia básica es que uno está relacionado directamente con el consumo de alcohol, mientras que el otro puede deberse a otro tipo de factores.

¿Qué es la enfermedad del hígado graso no alcohólico?

La enfermedad de hígado graso no alcohólico suele ser la menos nociva y remite a un tipo de generación de grasa en el hígado que no tiene que ver con el consumo de bebidas alcohólicas. Esta se puede diferenciar en dos grupos.

El hígado graso simple no presenta ningún tipo de daño en las células y suele ser el que menos problemas nos causa, ya que la complicación en el hígado suele ser mínima.

Por otro lado, en la esclerosis hepática no alcohólica sí existe la presencia de daños en las células del hígado y además puede haber inflamación. Todo esto, de manera avanzada puede llegar a causar fibrosis y consecuentemente cirrosis o cáncer en el hígado.

¿Qué es la enfermedad del hígado graso por alcohol?

La enfermedad de hígado graso por alcohol por su parte es mucho más nociva y es la que más fácilmente nos puede llevar a complicaciones mayores. Se debe a las sustancias dañinas que el proceso de descomposición del alcohol que se bebe genera para poder eliminarlo del cuerpo.

La cantidad de alcohol consumido es directamente proporcional al daño que le infringimos a nuestro hígado provocando grandes inflamaciones y debilitando las defensas naturales de nuestro organismo. La hepatopatía alcohólica es el primer paso de un camino devastador para nuestro hígado, que nos llevaría a una hepatitis alcohólica y la posterior cirrosis.

¡¡Ey, espera!!

Lo mismo te interesan estos otros artículos sobre:

⇩⇩⇩⇩⇩⇩⇩⇩

¿Por qué puede llegar acumular grasa el hígado?

El sedentarismo y la mala alimentación a causa de disponer de poco tiempo para hacerlo de buena manera suele generarnos excesos de grasa. Así es como podemos ver que nuestro abdomen crece y se nos hacen esos rollitos.

De la misma manera que esto pasa con nuestro cuerpo, eso le puede suceder al hígado.

¿A qué personas les afecta más?

El inconveniente mayor que tenemos con el hígado graso es que tanto su modalidad regular como la del hígado graso por alcohol no tienen fuertes síntomas para ser reconocidas.

¿Cuáles son los principales síntomas de padecerlo?

En algunos casos, el cuerpo no nos da absolutamente ningún indicio de que la grasa se aloja en nuestro hígado y en otros casos particulares se manifiesta con dolores y molestias en la parte superior del abdomen, incluso cuando ingerimos alimentos livianos, o con repetitiva sensación de cansancio.

Las pérdidas de apetito y de peso también pueden estar dentro de los síntomas, al igual que algunos vómitos y astenia, pero por lo general es posible que convivamos con ella sin que nosotros y posiblemente ni siquiera los médicos puedan detectarla.

Principales factores de riesgo por tener grasa en el hígado

La carencia de síntomas en la mayoría de los casos es lo que genera la complicación en el diagnóstico por enfermedad de hígado graso.

Muchas veces se llega al diagnóstico desde otro camino. Puede resultar que en pruebas que se hayan hecho en nuestros órganos por alguna otra circunstancia el médico detecte anomalías en el hígado y en ese caso ahonde en la investigación hasta llegar al diagnóstico de la acumulación de grasa allí.

Para llegar a esta instancia seguramente el médico realizará varias pruebas, que incluyen análisis de sangre, y de imágenes, un examen físico exhaustivo, la revisación punto por punto de nuestra historia clínica y en casos particulares una biopsia.

¿Cómo saber si tenemos inflamado el hígado?

Una vez detectado, el profesional le preguntará al paciente acerca de la regularidad con la consume alcohol, para discernir entre un hígado graso no alcohólico y un hígado graso por consumo de alcohol.

Las pruebas de imagen son las que delimitarán si existe un exceso de rigidez en el hígado y si esta es producto de la cicatrización o si se trata de una fibrosis. La biopsia puede ser llegada a utilizar en casos en los que el médico detecta que la enfermedad puede estar avanzada y significar mayor gravedad.

Los mejores tratamientos para un hígado graso

En todos los casos de hígado graso lo primero que se recomienda es perder peso. Más específicamente para el caso del hígado graso no alcohólico, en el que una buena dieta podría solucionarlo todo sin el peso de la adicción al alcohol.

La alimentación adecuada en este caso reducirá las grasas en todas partes del cuerpo incluyendo nuestro hígado, al mismo tiempo que bajaría la inflamación y en consecuencia la fibrosis. Si bien se está en constante investigación sobre el hígado graso todavía no se detectó un medicamento particular que se dirija y solucione los casos de hígado graso.

Los mejores remedios naturales para radicar o reducir la grasa del hígado

El hígado graso por alcohol tiene un bastión fundamental e ineludible para su tratamiento que es que el paciente deje de consumir alcohol por completo.

Es por eso que, si bien el problema es físico, el médico seguramente recomiende analistas o terapeutas y le recomiende al paciente rehabilitarse de una de las adicciones que más problema genera en la salud de la sociedad.

Reducir la ansiedad del paciente mediante algunos medicamentos también puede ser una práctica que el médico lleve a cabo para lograr que este deje el alcohol de una buena vez y para siempre.

En ambos casos, la enfermedad de hígado graso puede conducir a tal insuficiencia hepática que se llegue a necesitar un trasplante de hígado.

Los mejores alimentos para reducir la inflamación y grasa

Lo mejor para reducir el hígado graso es una dieta natural y tratar de reducir esas dietas ultra calóricas muy altas en glúcidos que solemos consumir.

Las alcachofas

Las alcachofas contribuyen a la reducción del hígado graso a través de un antioxidante que posee llamado silimarina. Este antioxidante limpia y desintoxica el hígado, tomándolas 2 o 3 veces por semana, aliñadas con zumo de limón, crudas o cocidas al vapor.

Los rábanos

Cabe destacar que cualquier tipo de encurtidos producen ácidos y bacterias que favorecen a nuestra flora intestinal.

Es por eso que el fermentado de los pickles de rábano es conveniente para nuestro hígado grasol. Con utilizarlo como acompañamiento en las comidas principales es suficiente.

Las acelgas

Esta verdura es una fuente de hierro, potasio, magnesio y vitaminas que son fundamentales para la depuración y el rejuvenecimiento del hígado. Se recomienda consumirlo de manera cruda en ensaladas o hervirlas por muy poco tiempo. Su clorofila será la encargada de regenerarnos.

La toronja

Esta fruta activa los componentes que se encargan de oxidar los ácidos grasos del hígado y, consumiéndola 5 veces a la semana, nos aportará resultados beneficiosos en defensa del hígado graso.

El jengibre

Otro remedio depurativo de nuestro hígado es el jengibre. Tomándolo en té a razón de uno por día, limpiará los factores que ocasionan la acumulación de grasas.

Alimentos que no debemos de tomar bajo ninguna circunstancia

Para comenzar y sobre todo si nuestro caso es de un hígado graso producido por alcohol, no debes consumir bajo ningún punto bebidas alcohólicas, sin importar su graduación.

Debes dejar también de consumir azúcares y grasas, ya que estas contribuyen al depósito de grasa en el hígado. Cualquier alimento frito, así como las carnes rojas y procesadas son los alimentos a erradicar de nuestra dieta.

 

¡Truco video tutorial para desinflamar tu hígado en tiempo récord! (7 días)

 

Páginas de referencia:

https://www.cuerpomente.com/salud-natural/tratamientos/estrategias-eficaces-eliminar-grasa-higado_2608

https://www.riojasalud.es/ciudadanos/catalogo-multimedia/digestivo/esteatosis-grasa-en-el-higado

https://www.cmed.es/actualidad/dieta-para-reducir-el-higado-graso_666.html

https://diariocorreo.pe/salud/dile-adios-al-higado-graso-con-5-alimentos-naturales-receta-para-los-bebedores-frecuentes-816292/

https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/enfermedades-higado/esteatohepatitis-no-alcoholica/tratamiento

https://www.hola.com/estar-bien/20150205110612/sintomas-dieta-alimentos-y-remedios-para-el-higado-graso/

https://www.sabervivirtv.com/nutricion/alimentos-ayudan-depurar-higado_39

https://medlineplus.gov/spanish/fattyliverdisease.html

Leave a Reply